En VinObjetivo no nos podemos creer que haya podido pasar el tiempo tan rápido. Han sido 10 meses que nosotros sentimos que ha sido 10 días, porque los hemos vivido con la intensidad con la que sólo se puede vivir el vino.

Estamos a las puertas de nuestras primeras Navidades con vosotros y las queremos celebrar con una selección muy escogida de 6 vinos de los más de 60 que hemos catado a lo largo de este año en las diferentes modalidades: 2 blancos, 3 tintos y 1 vino naturalmente dulce.

Cuando nos planteamos hacer esta selección barajamos diversos criterios pero finalmente nos decidimos por basar nuestra selección en la sorpresa, en vinos que por una razón o por otra, nos hubieran sorprendido para que así, cuando vosotros los llevéis a vuestras mesas de celebraciones, podáis también sorprender con ellos.

Hemos viajado de Málaga a Ribeiro, de Cádiz al Bierzo y antes de volver a la Axarquía Malagueña, visitamos el Penedès y hacemos pausa en una finca reserva de la Biodiversidad.

Y ya sin más dilación…

¡A por los vinos!

Forlong Blanco Ecológico 2017 (Bodega de Forlong)

Conocimos por primera vez el proyecto de Forlong en el año 2015 y quedamos prendados del entusiasmo y la determinación de esta joven pareja.

Con el pasar de los años ese entusiasmo inicial es una patente realidad que en el caso del Forlong Blanco Ecológico 2017, encumbra al vino blanco tranquilo de Cádiz a un estatus de calidad del que no había gozado antes.

Ideal con: 

Todo tipo de canapés, aperitivos, platos fríos, ensaladas templadas, verduras, pescados y mariscos. Arroces de pescado y caldosos, fideuás, sopas y cremas.

A destacar su excelente relación calidad precio.

Te lo recomendamos porque es un vino que es fiel a su origen, con aromas de brisa salina, que se inicia muy fresco y directo pero que va evolucionando hacia la complejidad con tiempo de aireación.

Filitas y Lutitas 2016 (Bodega Viñedos Verticales)

Sin lugar a dudas éste ha sido uno de nuestros descubrimientos del año.

Un vino cuyas cepas crecen en pendientes que provocan vértigo, un vino blanco de raza que se cría en barricas que han albergado brandy, lo que le aporta una gran estructura y carácter. Su complejidad aromática lo hacen un vino muy divertido y su boca, estructurada, equilibrada y persistente, lo convierten en un vino con múltiples posibilidades.

Ideal con:

Embutidos y quesos. Pescados grasos, carnes blancas y platos de caza mayor y menor, asados de aves y carnes blancas. Risottos, arroces de monte, pastas con ragú, rellenas, lasañas y canelones…

Te lo recomendamos porque es un vino blanco con la complejidad aromática que sólo tienen los grandes vinos blancos pero con un cuerpo a la altura de cualquier tinto.

L.D. Ancestral 2015 (Bodega Finca VilaDelloPs)

Es difícil imaginar una Navidad sin burbujas pero como nosotros somos VinObjetivo no te vamos a recomendar las burbujas de siempre. 

Este sorprendente vino elaborado según el método ancestral (una única fermentación en botella) es una auténtica delicia. Elaborado con una uva tinta muy escasa: xarel.lo vermell, aúna una carga frutal inequívocamente roja con una complejidad mineral y una finura de amargos de los mejores espumosos con crianza.

Ideal con:

Toda una comida de principio a fin, porque acompaña los entrantes, equilibra los pescados grasos y limpia la boca con las carnes.

Te lo recomendamos porque es un espumoso diferente y al mismo tiempo muy equilibrado, con un carbónico impecablemente integrado y gran frescura.

Son de Arriero Castas Autóctonas 2015 (Bodega Son de Arriero)

Aunque a la zona de Ribeiro tradicionalmente ha sido productora de blancos, en las últimas décadas ha emergido como una gran cantera de vinos tintos finos y muy elegantes.

Son de Arriero Castas Autóctonas es un ejemplo de esta finura, con una seductora exuberancia frutal combinada con chispas de especias. Fresco, franco y directo, te embaucará sin duda.

Ideal con

Gracias a su frescura y frutosidad es un vino tremendamente polifacético, que acompaña igual de bien a un pescado a la brasa como a una carne a la parrilla. Un auténtico comodín gastronómico.

Te lo recomendamos porque es el tipo de vino tinto para quien no quiere renunciar a la frescura, increíblemente fácil de beber y adictivo.

Purgapecados 2015 (Bodega Dehesa de Luna)

Con este vino pasamos a un nivel superior en profundidad, complejidad y estructura. 

La variedad cabernet sauvignon se ha adaptado bien en España en muy pocas ocasiones y ésta es una de ellas, pero no es de extrañar porque el paraje en el que crece es una finca reconocida por su biodiversidad y esta riqueza es absorbida por la planta y se traslada a este elegante vino que está tan seguro de sí mismo, que no necesita etiquetas para llamar la atención, su valor está dentro de la botella.

Ideal con

Platos cuya complejidad necesiten de un vino con estructura, un buen roastbeef, cordero asado, platos de caza mayor, asados…

Te lo recomendamos porque sinceramente creemos que con este vino no hay que salir de España para tomar un buen cabernet sauvignon. Un ejemplo perfecto de vino de pago, porque refleja y transmite el paraje del que proviene.

Tesín de la Campana 2013 (Bodega del Abad)

Con este último tinto de la selección te queremos elevar a lo sublime, un vino de gran distinción, personalidad y gentileza.

Es un vino proveniente de una de las mejores parcelas de El Bierzo y que con cinco años de vida se encuentra en un momento fantástico de consumo, fragante y delicadamente floral en nariz, en boca es la más pura expresión de la variedad mencía, con un tacto muy redondeado y un sabor largo y perfumado.

Ideal con

Lo difícil sería decir con qué no te tomarías este vino. Tiene tantas caras como platos con los que se puede servir, verduras, pescados, quesos, ibéricos, carnes… 

Te lo recomendamos porque es uno de los vinos más elegantes que hemos probado este año. Un vino con el que siempre se va a quedar bien y que seducirá a comensales de todo tipo, edad y preferencias.

Ariyanas Terruño Pizarroso (Bodegas Bentomiz)

Y con esta pequeña joya cerramos el círculo volviendo de nuevo al sur, ese territorio vinícola emergente que está asombrando a todos los críticos y prescriptores más reputados.

Un vino naturalmente dulce porque no se le añade ni azúcar ni alcohol, porque sólo tiene la dulzura de la fruta a la que se mima casi rayando en la obsesión, para después reposar 8 meses en barrica de roble francés. Un vino cuya dulzura no enmascara la personalidad de un terruño de pizarra único.

Ideal con:

Todo tipo de quesos, desde los más frescos hasta los más curados pasando por los cremosos. Exquisito con foie fresco a la plancha y con patés. Por supuesto con  postres, especialmente si llevan chocolate.

Te lo recomendamos porque es un vino que no empalaga, su acidez y frescura le dan un brío y una vivacidad extraordinaria.

©Mara Funes Rivas – Noviembre 2018

Anuncios