El Vino Pródigo: un hatillo cargado de sueños e ilusiones

El Vino Pródigo es el micro-proyecto donde un joven riojano de nombre Pedro Peciña Gil, volcó los sueños e ilusiones que había ido atesorando en un pequeño hatillo desde que siendo todavía un niño, perdiera a su madre, La Merce.

Este hecho marca de una manera determinante su infancia y la necesidad de rendir homenaje a su recuerdo, se convierte en la semilla que crecería hasta conseguir convertirlo en realidad.

Por esa razón, cuando por fin pudo reunir lo absolutamente esencial que eran dos pequeñas viñas en SanVicente de la Sonsierra, Rioja, sin tener instalaciones ni maquinaria, sólo su hatillo lleno de ilusiones y el apoyo e impulso incondicional de su mujer María Ruiz y un grupo de amigos, Pedro Peciña se decide a crear esta pequeña fábrica de placeres sensoriales.

Y en homenaje a quien creó la semilla y la alimentó hasta convertirla en una hermosa cepa, el primer vino nacido del hatillo lo nombraron La Viña de la Merce.

Pero empecemos desde el principio…

De dónde viene Pedro Peciña Gil

Pedro Peciña Gil proviene de una familia con tradición viticultora y elaboradora y se inicia en las labores de bodega en la vendimia de 1994, con tan sólo 16 años. También colabora con otras pequeñas bodegas de agricultores de su mismo pueblo en esa primera vendimia:

Ya desde los 16 años da muestras de su carácter decidido y sobre todo, muy trabajador.

Sin embargo el joven Pedro tiene inquietudes y amplitud de miras, sabe que es imprescindible formarse, así que sin dejar de trabajar en bodega estudia para adquirir el título de Técnico Especialista en Enología, titulación que posteriormente culminaría con un Máster en Enología cursado en la universidad de La Rioja.

Crecimiento y desarrollo

Ya tiene formación y experiencia, pero quiere crecer, no sólo profesionalmente sino también en el ámbito personal. El mundo le espera y la primera parada es, Estados Unidos:

La decisión de ir a Estados Unidos fue porque siempre quise tener una experiencia personal fuera de mi entorno, además de formarme en muchos aspectos aparte de los estrictamente profesionales.

Quería aprender inglés, vivir nuevas experiencias a nivel personal, y sacarse la espinita clavada de pasar una temporada fuera de su entorno:

Mi aportación en la bodega de Texas, llamada Messina Hof, fue como enólogo titulado, no fue de formación, ya que a nivel profesional la bodega demandaba un enólogo formado en Europa para aplicar técnicas que aquí se hacían en la enología Tejana, de muy corta experiencia.

Tras esta interesante y enriquecedora experiencia, Pedro vuelve a España y se involucra en dos proyectos de Rioja, uno llamado Altos del Marqués (bodega localizada en Logroño) y el comienzo del proyecto Vintae con la nueva bodega de Rioja llamada Bodega Classica

A nivel profesional fue una experiencia muy interesante, donde aprendí mucho y tuve la oportunidad de realizar varias pruebas para catar diferentes tipos de madera para envejecer, además de innovadores métodos de elaboración.

El nacimiento de El Vino Pródigo

Aunque como empresa no se crea hasta el año 2014, es el año 2011 el que marca el inicio de esta aventura, realizando la primera vendimia en el año 2012.

Esta primera vendimia se convertiría en la primera añada de La Viña de La Merce Crianza. La uva procedía de unos pequeños viñedos propios, situados a 510 metros de altitud, en suelos arcilloso-calcáreos y con una edad de entre 30 y 40 años.

La idea de llamarlo El Vino Pródigo surgió pensando que después de tantos proyectos en los que Pedro había trabajado para otras marcas:

Había llegado el momento de volver a los orígenes, volver a mi pueblo y mi casa, hacer algo autentico, algo propio. Era la hora de prodigar los conocimientos adquiridos, con un sello propio, una marca propia: el hijo prodigo había vuelto.

Pedro nunca olvida las dificultades de los primeros años de vida y la inestimable ayuda que le brindaron sus buenos amigos. Cada uno aportaba  su granito de arena en lo que podía: uno de ellos les cedió parte de sus instalaciones para poder vinificar, criar y embotellar, otro era experto en marketing, aquél dominaba los temas de fiscalidad, administración, jurídico… y otros tantos que le permitieron avanzar con su ayuda moral y muy buenos consejos.

Por ellos, en reconocimiento a que sin su ayuda, El Vino Pródigo no habría podido empezar a andar nace el concepto de su segundo vino: Pródigus Venit, un vino de producción muy limitada que proviene de un viñedo post-filoxérico de 80 años

Yo siempre digo que es post, de los primeros que sobrevivieron a los experimentos que hicieron en aquella época los agricultores para mitigar la enfermedad. Empezaron a plantar vides injertadas, con la parte de las raíces de patrón americano, resistente a la enfermedad.

En la península apenas hay viñedos pre-filoxéricos, y el que diga que tiene…. no dice la verdad

La filosofía detrás de El Vino Pródigo

Su visión de la viticultura y la elaboración combina los conocimientos y experiencias adquiridas durante su formación y trabajando para otras bodegas, con la firme decisión de alejarse de la enología tecnológica para dejar que sean la tierra y la fruta, acompañadas por la mano del hombre pero no modificadas, las que hablen en sus vinos.

Defiende una agricultura totalmente tradicional que es garante de uvas de enorme calidad. Trabaja únicamente con la variedad tempranillo

Es la que mejor se adapta a las condiciones climatológicas y de suelos en la Sonsierra.

Es un reivindicador de las maneras de elaborar tradicionales habiendo recuperado conceptos que “habían pasado de moda” como los vinos de maceración carbónica, que toma forma en su vino Placeres Sensoriales, la utilización de lagares de hormigón para la fermentación y cubas de hormigón para la estabilización, como se ha hecho “toda la vida”:

En definitiva, el objetivo de Pedro es elaborar vinos sin tecnología y sin enología

La actualidad de El Vino Pródigo

Desde que despegó el proyecto, los vinos han sido muy bien recibidos y valorados en el mercado tanto nacional como internacional:

Estoy muy contento con la acogida de los vinos en el mercado, entendiendo que elaborar vinos como los hacia mi abuelo, sin tecnología y sin enología, nos permite plasmar lo mejor de la tierra, transformarlo y embotellarlo, sin necesidad de recurrir a los inestables vinos naturales, obteniendo vinos ricos, agradables y muy disfrutables.

No se obsesiona con la obtención de grandes puntuaciones en publicaciones de prestigio, pero prostituidas por las necesidades de ganar dinero

Son capaces de encumbrarte o arruinarte. Yo hago mi camino, y exceptuando casos especiales, nunca envío muestras a estos “gurus” de las puntuaciones.

El campo

Ahora mismo trabaja tres viñedos: Santa María de  25 años para la elaboración de Placeres Sensoriales, La Viña de La Merce de 35 años para el crianza, y la viña vieja de El Bullon de entre 85-90 años (no se sabe exacto) para la elaboración de Prodigus Venit.

Los tres viñedos son de suelos calcáreos, con bastante cascajo y muy pobres, lo que limita la producción de manera natural:

Son viñedos que hace 20-25 años apenas nadie los quería porque no producían una cantidad grande de kilos pero ahora son los mas buscados, porque afortunadamente empieza a primar la calidad sobre la cantidad.

Novedades

Aunque se haya hecho muy corto, el camino realizado ya es importante y en este año 2018 han estrenado bodega, aunque sea de alquiler. Lo importante es que tiene los pies muy sólidamente plantados en la tierra:

Hay que dar pasos firmes pero sin meternos en más lío del que podemos permitirnos. Cada año se hace una nueva inversión, en viñedo, en barricas… Este año ha sido conseguir una moderna bodega para la elaboración, un alquiler que me permite trabajar mas cómodo, y aunque sigue siendo algo provisional estoy muy contento.

El gran proyecto es tener una bodega nueva propia… pero tiempo al tiempo, paso firme pero tranquilo.

Prodigus Vintage

Pero el ser realista no va en contra de ser inquieto, vamos que Pedro no puede quedarse parado:

Este año he adquirido una tinaja de barro, con la que quiero hacer nuestro vino más exclusivo: Prodigus Vintage. Muy pocas botellas con una elaboración muy especial.

Cada año sigue un protocolo diferente para este vino, digamos que es “su juguete”, una apuesta que les permite hacer 300 botellas diferentes, exclusivas y muy cotizadas:

Ahora mismo de añadas anteriores no me queda nada. Este año, en la tinaja de barro creo que va a ser algo muy especial pero habrá que esperar. La cata hasta este momento es increíble.

Es el vino elaborado como hobby. Me permito hacer experimentos, jugar con cosas nuevas cada año. Hay años que no sale al mercado, de hecho la única añada que ha salido, desapareció al instante.  Fueron 250 botellas que las adquirió un mismo cliente en exclusiva.

Para años sucesivos veremos a ver qué pasa. No se puede hacer nota de cata, ni describir método elaboración ¡Cada año es una sorpresa!

Los próximos pasos

Los objetivos a corto plazo son consolidar los mercados internacionales. Están presentes ya en 8 paises, y la idea es llegar a 10 en 2019.

Sin olvidar la consolidación del mercado nacional:

Tengo 10 distribuidores en España, además de otros tantos pequeños compradores, tiendas y restaurantes, que hacen la compra directa en las provincias donde no tengo distribución.

A medio plazo, tras consolidar todos estos colaboradores, el plan sería empezar la construcción de la nueva bodega:

Ya tengo los terrenos. Intentaremos poner al primer ladrillo a lo largo de 2019, pero depende de muchos factores.

Los 3 vinos de El Vino Pródigo

Lo que sin duda es una realidad es la consolidación de los tres vinos que componen lo que en un principio fue tan sólo un hatillo de sueños.

En VinObjetivo han obtenido excelentes valoraciones en cata a ciegas 

Placeres sensoriales

  • Joven maceración carbónica 100% tempranillo.
  • Máxima expresión de un tempranillo 100% totalmente natural, sin ningún tipo de aderezos ni elaboraciones sofisticadas, únicamente uvas vendimiadas de viñedos de 25 años plantadados en vaso, descargadas en un lago de hormigón de 1000cantaras y fermentadas durante 10 días con su raspón y sin estrujar, con la uva totalmente entera

Placeres Sensoriales 2017

Acercarse a una copa y que el vino sea capaz de estimular todos nuestros sentidos, ése es el objetivo de este vino elaborado en un lago abierto de hormigón con 80 años de antigüedad, retrocediendo en el tiempo, recordando ese aroma a fruta fresca y regaliz cuando el abuelo me llevaba a las bodegas del Castillo de San Vicente a merendar con los amigos, yo apenas tenía edad suficiente para sujetar en mis manos una botella de vino.

Ese aroma penetrante e imborrable es lo que la enología moderna ha olvidado y que hemos intentado transmitir en este joven de Maceración Carbónica, ante todo fresco y muy frutal, pura fruta muy expresiva, muy suave y elegante en boca, con una ligera sensación de carbónico. Intentamos hacer lo que hacían nuestros abuelos cuando no había enología, no había tecnología y realmente los vinos únicamente sabían a vino (Pedro Peciña Gil)


La Viña de la Merce Crianza

  • La uva procede de las dos viñas originales que iniciaron el proyecto y es un homenaje a la madre del elaborador.
  • Es un vino envejecido en barrica de roble americanas de tostado medio plus y con un envinado previo, donde permaneció durante 14 meses y al que han sometido a 2 trasiegas para obtener de manera natural una mayor limpieza por decantación.

La Viña de la Merce 2015

En definitiva, un vino elaborado con un estilo clásico pero con un toque de modernidad que intentará cumplir el objetivo para el que fue concebido, ser un pequeño placer sensorial. (Pedro Peciña Gil)

Pródigus Venit

  • Una producción muy limitada de únicamente 2500-3500 botellas, dependiendo añadas, de un viñedo de tempranillo post-filoxérico de 80 años, plantado a 550 metros de altitud en San Vicente de la Sonsierra.
  • Fermentado en lago de hormigón, una larga maceración y estabilizado en cubas también de hormigón, evitando que la enología moderna intervenga en ningún proceso de su elaboración.
  • 9 meses en barricas nuevas mixtas de roble americano y francés para obtener lo mejor de cada tipo de madera, aportan a este vino unos aromas, una estructura en boca y un color que hacen de este Prodigus Venit el mejor tributo a todos aquellos amantes del vino que buscan la esencia de la tradición de una zona exclusiva en el mundo como es la Sonsierra Riojana.

Prodigus Venit 2015

Comenzar un viaje con el hatillo cargado únicamente con sueños e ilusiones es muy difícil, pero en el camino vas encontrando personas que te enriquecen y ayudan a seguir caminando, por ello me siento en deuda con todos los que han depositado su confianza en el proyecto y sobre todo que comparten esa ilusión de acompañarme en un camino con dificultades y satisfacciones.

Por eso Prodigus Venit es un pequeño homenaje a todos aquellos que me han dado un empujón y realmente han creído que El Vino Pródigo merecía la pena. (Pedro Peciña Gil)

©Mara Funes Rivas – Noviembre 2018

Anuncios

4 comentarios en “El Vino Pródigo: un hatillo cargado de sueños e ilusiones

  1. Me encanto la historia y conociendo a Pedro, se que todos los objetivos ideados , se alcanzarán , ánimo , quien lo persigue lo consigues, seguiré tu historia y por supuesto disfrutando de tu extraordinario trabajo . Hasta siempre y mucha suerte, un abraxo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.