Proyecto CerroGallina: creer en la bobal vieja

Un hombre que se enamoró de una viña

El proyecto CerroGallina nace en el año 2006 cuando Santiago Vernia adquiere la propiedad de un viñedo situado en el paraje conocido como Cerrogallina, ubicado en la localidad de Campo Arcís, pedanía de Requena, en la provincia de Valencia.

Una de las principales actividades económicas de la zona desde tiempos inmemoriales, ha sido el cultivo de la vid, por esa razón y aunque durante muchas décadas apostó por cepas jóvenes y muy productivas, todavía es posible encontrar auténticas joyas de viñedo de bobal vieja, como la que encontró Santiago Vernia que cuenta entre 60 y 90 años de edad.

Santiago se encuentra con ese tesoro y no lo duda, había que hacer un vino de alta calidad con esas magníficas cepas, pero cuando él toma esa decisión en el año 2006, se podían contar con los dedos de una mano (y sobraba alguno) aquéllos que hacían una apuesta de ese calibre por una variedad como la bobal, que generalmente acababa en graneles.

Viña CerroGallina

Santiago Vernia se cuenta entre los muy pocos visionarios que supo ver ese increíble potencial y por esa razón, desde la primera añada 2008, el Cerrogallina Bobal se elevó rápidamente en ránkings y guías, nacionales e internacionales.

Volviendo al principio, el viñedo

Mas volvamos a los inicios, porque para entender este vino, primero hay que conocer las características del viñedo y los denodados esfuerzos que se acometen para cuidarlo con el máximo esmero.

Situado a 700 metros sobre el nivel del mar, las cepas se alzan sobre un suelo de composición compleja: pedregoso, arcilloso y calizo, y crecen rodeadas por una climatología que combina las características del clima continental con el clima mediterráneo.

Siempre se tuvo como premisa irrenunciable que el viñedo expresara la tierra de la que provenía, por esa razón no se le aplica ningún tipo de abono químico ni ningún otro tipo de tratamiento industrial. Tampoco se le riega artificialmente (regadío) obligando a la planta a luchar por su supervivencia y se practica una poda restrictiva con el objetivo de conseguir un grano de uva muy pequeño.

El resultado es una bajísima producción pero una altísima calidad.

Grape-picking

Nace el vino CerroGallina Bobal

El mismo respeto por las plantas se traslada a la elaboración en bodega, con una vigilancia constante de los diferente procesos de vinificación, más una esmerada selección de las mejores maderas para las barricas de envejecimiento.

Y se lleva haciendo así desde la primera añada: la de la vendimia del 2008.

Este máximo respeto por el producto, el vino CerroGallina, se traduce en una huida de conceptos como crianza o reserva. El vino es embotellado cuando está listo:

No aceptamos el encorsetamiento que suponen los conceptos de “crianza” o “reserva”. Dialogamos con el vino y lo lanzamos cuando está bueno.

Actualidad y futuro para CerroGallina Bobal

La variedad bobal era hasta hace muy pocas décadas prácticamente desconocida fuera de la Comunidad Valenciana y de algunas zonas limítrofes como La Manchuela. El que en el 90% de los casos fuera destinada a elaborar vinos a granel tiene mucha culpa de ello. Dentro de este contexto le preguntamos a Santiago cómo describiría su vino a alguien que nunca lo hubiera probado:

Le pediría que atendiera a su franqueza e intensidad, pero que sepa esperar y acompañe su largo recorrido en boca sin prisas, para de esa manera observar y disfrutar de su elegancia mineral.

Bobal

Lo que resulta muy curioso es que el mercado internacional ha mostrado tener muchos menos prejuicios a la hora de probar y posteriormente apreciar el CerroGallina en su justo valor:

El 50% de nuestra producción se va al extranjero. El 50% restante se dividen entre un 30% que se distribuye a nivel regional y el 20% restante a nivel nacional. De lo que estamos muy orgullosos es del alto nivel de los restaurantes que lo han elegido para sus cartas.

Fuera de nuestras fronteras entienden la idiosincrasia que marca cada región y acogen la noble pero esforzada pugna por ampliar mercado:

En la esencia de las regiones vinícolas está el valor de la diferencia.

Vino CerroGallina 2015

No obstante y a nivel nacional, es cierto que gracias a los muchos esfuerzos (viajes, catas, presentaciones, ferias), la penetración en el mercado nacional está mejorando y recientemente se están llevando muchas agradables sorpresas que auguran un futuro para CerroGallina Bobal muy prometedor.

De lo que no cabe duda es de que hay que seguir luchando por defender el vino de calidad, es algo que Santiago Vernia tiene muy claro:

Hay que fomentar la cultura del vino como alimento y como argumento.

El vino

Después de tanto hablar del vino CerroGallina, ya tendréis ganas de conocerlo. Por eso os traemos aquí la nota de cata elaborada partiendo de las observaciones del panel de cata profesional de VinObjetivo en cata a ciegas: triunfó.

CerroGallina 2015: Elegancia en Bobal

©Mara Funes Rivas – Noviembre 2018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.