Mineralidad y descriptores

La mineralidad

Esta palabra provoca muchas reacciones, tanto en aquellos consumidores de vino avezados como en los no-me-complico-la-vida, tanto en los que le dan muchas vueltas y leen mucho antes de comprar una botella de vino, como en los que no  quieren rollos ni historias, tan sólo quieren comprarse un vino que les guste.

Pero ¿por qué esta controversia?

En mi humilde opinión la controversia se crea porque la mineralidad del vino es un concepto difícil de definir (yo conozco decenas de definiciones) y todo lo que no se puede encajar o etiquetar siempre proporciona caldo de cultivo para el debate e incluso la polémica.

Pero sobre todo, lo que más provoca es, por el lado de los avezados, una especie de carrera para que tu (su) definición sobre dicha mineralidad sea la que más apoyos suscite en RRSS y blogs, y más aún en las catas, para ser el primero en descubrir la mineralidad del vino que se está catando.Albariza-1-blog

Entre los que no quieren complicaciones a menudo provoca rechazo ¿Por qué me va a gustar un vino que huele a hierro o a pólvora? ¿Por qué me va a gustar un vino que me da una sensación metálica en la lengua?

Antes de seguir, sí quisiera subrayar que en este texto estoy plasmando mi experiencia sensorial después de años de cata, no se trata de un artículo académico,  ni mi intención es sentar cátedra. Lo que subsigue es una aproximación a la clasificación de los aromas y los sabores que puede tener un vino para poder ser calificado como mineral.

Yo encuentro diferencias marcadas entre el vino blanco y el vino tinto.

Blancos

  • Pólvora, tiza, piedra blanca, pedernal, yeso, cantos rodados. Para algunas personas la salinidad también se considera un descriptor de la mineralidad.
  • Hidrocarburos: petróleo y sus derivados como el caucho o el plástico

Tintos

  • Pizarra, granito, grafito o mina de lápiz
  • Férricos: hierro, metal en general

¿Has encontrado estos olores y/o sabores en algún vino? ¿Te han gustado o por el contrario te han parecido poco agradables o incluso desagradables?

Hago estas preguntas porque hay un porcentaje de consumidores de vino que no comparten la pasión por la mineralidad y deben tener todo nuestro respeto. De hecho, en algunos casos estas características pueden ser consideradas como defectos del vino, pero para otros pueden ser sus mejores virtudes.

Antes de concluir comentar que se han llevado a cabo estudios científicos sobre la relación entre los minerales del suelo en el que se desarrolla la vid y los vinos resultantes de su fruto y la conclusión científica es que tal relación no existe.

Un apunte más, los vinos que se caracterizan por sus matices minerales, suelen ser asimismo considerados como complejos, y aquí tenemos otro palabro: la complejidad en el vino…

Pero parafraseando a un famoso escritor alemán: ésa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.